Proyecto Historia de Mindrolling: Parte VI

Jetsün Migyur Paldrön (Parte 2)

La invasión de los mongoles Dzungar y el Exilio de Tíbet

Tras el parinirvana de su maestro raíz y padre, Chögyal Ogyen Terdag Lingpa, Jetsün Migyur Paldrön permaneció casi siempre en retiro. Sin embargo en 1718, como fue profetizado por Guru Padmasambhava, se produjo la invasión de los mongoles Dzungar y por lo tanto su retiro acabó. Esta invasión trajo una gran destrucción por todo Tíbet y fue especialmente perjudicial a la doctrina preciosa, también los monasterios fueron destruidos y se perdieron las vidas de un número altísimo de practicantes de Dharma.

Según las fuentes históricas del momento, “Un gran contingente del ejército del General mongol Dzungar, Ju Ring Thu Hong Tha’i Ji, cubrió las laderas de Tíbet. El mismo nombre de la doctrina del gran mantrayana secreto fue aplastado, se destruyeron templos, muchos grandes monasterios fueron completamente arrasados y los practicantes se diseminaron por todos lados para salvar sus vidas. Las montañas de la gran Tierra vestida de Nieve, que había sido ampliamente bendecida por grandes maestros como Padmasambhava, grandes panditas, reyes del Dharma, traductores, mahasiddhas y sabios como el Omnisciente Terdag Lingpa, había llegado a ser como el campo de Buda (rnga yab pad ma ‘od) de Padmasambhava. Pero la Tierra de las Nieves estaba ahora cubierta de oscuridad que la inundaba en todas direcciones, pareciendo un crepúsculo sin lámpara”.

Un año después del principio de la invasión mongola, en el año del Perro de Tierra (1718), Lochen Dharmashri y Pema Gyurme Gyatso, el tío y hermano mayor respectivamente de Jetsün Migyur Paldrön, fueron convocados a Lhasa y encarcelados. Poco después, el ejército invasor empezó a entrar en los monasterios de Tibet Central incluyendo Mindrolling y Dorje Drak, prendiendo fuego a los templos, destruyendo completamente todo a su paso y apresando o matando a monjes, monjas y practicantes. Habían pasado sólo cinco años desde la terminación del gran Monasterio de Mindrolling, fundado por Ogyen Terdag Lingpa, que fue destruido por completo por las fuerzas invasoras de los mongoles Dzungar

Temiendo por los únicos miembros supervivientes del linaje, los monjes mayores y ayudantes que habían conseguido eludir la captura pidieron a Jetsün Migyur Paldrön que partiera inmediatamente. Al preocuparse por su hermano, Drinchen Rinchen Namgyal, su madre, Yum Phunstog Plazom y hermanas, fue informada de que todos habían escapado ayudados por sus sirvientes. Sin embargo no había noticias de si habían tenido éxito o no en su escapada.

Fue a su capilla privada de la residencia y ofreció plegarias. Tomó entonces la pequeña estatua de su venerado padre, Terdag Lingpa, y guardándola a salvo en su bolsa de viaje, se dispuso a dejar Mindrolling. Esa tarde, con un sencillo vestido de lana y con el cabello que le había crecido mientras estaba en retiro envuelto en una bufanda, Jetsün Migyur Paldrön se disfrazó de laica. Acompañada por unos pocos ayudantes, Gyurme Chödrön, su cocinera Gyurme Yangzom, Gelong Tashi Wangchuk y Gedün Tshamphel, se escaparon por una puerta secreta sobre el pico que estaba detrás de la estatua de Terdag Lingpa.

Terdag Lingpa en vida había dicho a su hija, Jetsün Migyur Paldrön, que construyera una pequeña puerta trasera que la llevara fuera de sus habitaciones hacia las colinas negras de Mindrolling. Las puertas traseras no eran muy comunes en Tíbet en ese momento pero Jetsün Migyur Paldrön siguió las órdenes de su padre e hizo construir la puerta como él deseaba. Cuando Jetsün Migyur Paldrön preguntó a Terdag Lingpa sobre esto, él le dijo que algún día podría ser muy beneficioso para ella.

Mientras Jetsün Migyur Paldrön estaba huyendo, el ejército mongol Dzungar arrasó el monasterio. Destruyeron el templo principal, el Chökhor Lhunpo (la residencia principal), la gran estupa, y todas las dependencias de los monjes, dejaron sólo el Sang Ngag Phodrang (uno de los templos principales). El poderoso ejército causó tales estragos y dejó toda la región de Drachi tan desolada que, hasta hoy día, la región alrededor de Drachi nunca se ha recuperado del todo de la destrucción.

En ese mismo momento, Sangyum Phunstog Palzom y Semo Palzin, la madre y hermana respectivamente de Jetsün Migyur Paldrön fueron capturadas por el ejército mongol. Mientras era hostigada e interrogada por los mongoles, Sangyum Phunstog Palzom fue incapaz de contenerse y exclamó: “Tengo una hija, la gran dama Migyur Paldrön. Como un gran dragón ella se asegurará de que no tengáis éxito en vuestras malvadas acciones”. El general, dándose cuenta de que Jetsün Migyur Paldrön estaba aún viva, mandó tropas en su búsqueda. Las fuentes más antiguas dicen, “en todo el valle, en cada paso, en cada rincón de la tierra, resonó el grito de los mongoles”. Para asegurarse de que el ejército comprendía la importancia que le daba al hallazgo de Jetsün Migyur Paldrön, el general decretó, “Si la hija de Terdag Lingpa no es capturada y traída aquí, vuestros cuellos serán cortados. Ya sea de día o de noche, debe ser capturada y traída a mi presencia”.

Tras escapar de Mindrolling, Jetsün Migyur Paldrön y sus ayudantes llegaron a la casa de Depa Wangdu en Tsamyul. Sin embargo, nada más llegar ya las tropas estaban buscándolas en esta casa. Entreteniéndolos inteligentemente ofreciéndoles cerveza, Depa Wangdu dio a Jetsün Migyur Paldrön y sus ayudantes el tiempo que necesitaban para una huida rápida bajando por una cuerda echada por una pequeña ventana de la casa. Se escondieron en un estrecho espacio detrás de una masa de rocas pizarrosas, en la estribación de un gran valle, mientras los soldados a caballo deambulaban atrás y adelante mirando sobre sus cabezas en su búsqueda.

Permanecieron escondidos durante dos días completos. En una de sus biografías, Jetsün Migyur Paldrön narraba esos días diciendo, “Mi corazón palpitaba con terror. Pensaba que podíamos ser capturados pero que debido a las bendiciones de las Tres Joyas en general y en particular del Glorioso Guru de Orgyen, permaneceríamos a salvo”. Los mongoles, incapaces de encontrarla, abandonaron finalmente la búsqueda en otra dirección y Jetsün Migyur Paldrön y su compañía marcharon para sman brjid (Menjid).

Sus ayudantes y los monjes mayores de Menjid, como Drön Nyer Powo (gnyerpa spo bo), Bum Rabjampa (‘bum rab ‘byams pa), Orgyen Kelzang (o rgyan skal bzang), Shabdrung Gyurme Shenphen Wangpo (‘gyur med gzhan phan dbang po), Gelong Ogyen Rabten (dge slong o rgyan rab rtan) y otros, al ser consultados conjuntamente dijeron “la quintaesencia de Terdag Lingpa está en esta muchacha. Debemos asegurarnos de que esté a salvo. Debemos servirla juntos hasta que el cuerpo monástico del linaje puede reunirse de nuevo y ser restablecido”. Decidieron entonces que debían dispersarse en distintas direcciones de forma que en el caso de ser capturados, al menos alguien pudiera sobrevivir para servir al linaje. Gelong Ogyen Rabten tomó la responsabilidad de dirigir a Jetsün Migyur Paldrön y sus ayudantes a sitio seguro y decidió encaminarse a Sikkim vía Phagri.

Como había estado sólo en estricto retiro y estaba acostumbrada a viajar a caballo en vez de a pie, el viaje a través de terreno difícil durante días y noches sin descanso hizo su mella en Jetsün Migyur Paldrön y cayó enferma. El calor y el agotamiento también afectó a los acompañantes y tras alcanzar Phagri pararon a descansar. Gedün Tshamphel se aventuró a ir al pequeño mercado de la ciudad sólo para volver apresuradamente con las noticias de que en el mercado habían llegado dos hombres a caballo con un aviso que decía que “la hija de Terdag Lingpa debe ser encontrada y capturada inmediatamente. La gente de Phari no debería dejarla escapar y deberían informar a los oficiales del ejército si la veían”. Al escuchar esto, aunque estaban exhaustos y enfermos, marcharon inmediatamente cogiendo el camino más estrecho y escarpado a Sikkim. Gelong Tashi Wangchuk y Gedün Tshamphel había viajado anteriormente a Sikkim por lo que afortunadamente fueron capaces de encontrar el camino.

Cuando el grupo de viaje alcanzó la frontera de Sikkim, llegó un hombre llevando noticias de Lhasa. Le contó a Jetsün Migyur Paldrön sobre el asesinato de su tío, el gran Lochen Dharmashri, y de su hermano mayor Pema Gyurme Gyatso (véanse los datos biográficos de Lochen Dharmashri y  Pema Gyurme Gyatso). Su otro hermano mayor, Zhabdrung Yidzhin Legdrup, su tío, Ahku Chagdzöd, y todos los lopöns y umdzes mayores que permanecieron en Mindrolling también fueron asesinados. El mensaje también la advertía de que tuviera mucho cuidado.

Golpeada por el profundo dolor y con lágrimas en sus ojos, Jetsün Migyur Paldrön dirigió su rostro hacia Lhasa y con las manos juntas suplicó al guru. Así, llamando al guru desde lejos, ella vio las figuras de Guru Rinpoché, Yeshe Tsogyal y Terdag Lingpa. Aparecieron en el cielo como un conjunto de arcoiris, la bendijeron y calmaron su dolor dándoles instrucciones claras para el futuro.

Poco después de esto, el grupo alcanzó a salvo su destino y refugio temporal: Sikkim. Desde entonces, el rey de Sikkim y Dzogchen Thrakthung Pawo Jigme Dorje, tras conocer la llegada de la gran dakini Jetsün Migyur Paldrön, dispuso una gran bienvenida con una procesión dorada dirigiéndola al trono dorado. Al día siguiente Jetsün Migyur Paldrön se afeitó de nuevo su cabeza y se puso las ropas de monja.

Después el rey hizo un proclamación sin precedentes, (sin el permiso del rey o del gran Dzogchenpa, el pueblo no tenía permitido recibir enseñanzas de nadie en un intento por reducir a los charlatanes que engañaran a la gente) que nunca había tenido con ningún lama anterior. El rey proclamó, “¡A todas las personas de Sikkim, laicos o religiosos, contemplad lo afortunados que somos! La hija del Guru Raíz, Subyugador de los Seres, Terdag Lingpa, y ella misma emanación indiscutible de Yeshe Tsogyal, Jetsün Migyur Paldrön, ha bendecido nuestro reino con su presencia. Todos los afortunados que deseen solicitar iniciaciones, transmisiones de Dharma y demás pueden hacerlo ahora sin obstáculo ni restricción”.

Más de cuatrocientos practicantes se reunieron durante varios meses mientras Jetsün Migyur Paldrön otorgaba muchas iniciaciones y enseñanzas. A Dzogchen Thrakthung Pawo Jigme Dorje, al rey, unos pocos miembros del séquito y estudiantes afortunados, ella otorgó todas las nuevas terma de Terdag Lingpa en su totalidad y en particular las iniciaciones y comentarios de Ati, su propio ciclo de enseñanzas (que dio por primera vez) así como muchas otras enseñanzas e iniciaciones de termas nuevas y antiguas. Se dice que durante este periodo hubo signos maravillosos incluyendo un arcoiris que se situó sobre el mandala de la gran Jetsünma. De esta forma ella llegó a ser la maestra raíz del rey de Sikkim y de un número incontable de practicantes de Sikkim y así estableció la bandera de las enseñanzas de Dzogchen por toda la región. A su vez, el gran Dzogchenpa le otorgó a Jetsün Migyur Paldrön las iniciaciones y transmisiones del Könchog Kyidu (dkon mchog spyi ‘dus) y el Rigzin Sogdrub (rig ‘dzin srog sgrub). Debido a esto, siempre ha existido una conexión muy fuerte entre los practicantes del Dharma de Sikkim y el linaje de Mindrolling. El monasterio y muchos lugares sagrados donde Jetsünma transmitió las enseñanzas todavía están presentes en Sikkim y continúan manteniendo sus enseñanzas y linaje hasta hoy.

Durante este tiempo de las grandes actividades de Jetsün Migyur Paldrön en Sikkim, su madre y hermanas, Semo Paldzin y Semo Buga Kyidzom, consiguieron escapar del peligro en Tíbet y reunirse con ella en Sikkim. Esta fue una reunión extraordinariamente alegre para la madre, la hija y las hermanas. Sin embargo, pronto las noticias de la huida de Jetsün Migyur Paldrön a Sikkim alcanzaron Lhasa y a los oídos del Señor Tsering Dhöndup que era el comandante de las tropas mongolas estacionadas allí. Inmediatamente envió a Sikkim a sus soldados a caballo más hábiles con un guía en un intento de capturar a Jetsün Migyur Paldrön y traerla de vuelta a Lhasa.

Recordando las instrucciones que había recibido de Terdag Lingpa, Jetsün Migyur Paldrön y el gran maestro Dzogchenpa llevaron a cabo la práctica airada de subyugar las fuerzas malignas . Con unos pocos días de estas prácticas, una gran disputa surgió en medio del ejército mongol que originó un conflicto interno intenso. El clima también cambió drásticamente, trayendo varias semanas de rigurosas tormentas de nieve como nunca se habían visto antes, causando que el campamento del ejército fuera destruido por completo.

En Lhasa, al ejército mongol Dzungar no le iba mucho mejor. Su poder se había debilitado mucho debido a conflictos internos y otras dificultades. Muchos de sus generales se habían visto obligados a huir. Era sólo cuestión de tiempo que el ejército se diera por vencido y la ocupación de los mongoles Dzungar de Tíbet llegara a su fin.

Tras oír la derrota de los mongoles Dzungar, Jetsün Migyur Paldrön y sus acompañantes empezaron a preparar su vuelta a Tíbet. Se dice que una de sus hermanas sobrevivientes se quedó en Sikkim y se casó con el Chögyal, el rey de Sikkim. Tras escuchar las noticias de su partida, el rey y cientos de hijos del corazón e hijas de Jetsün Migyur Paldrön formaron una procesión de despedida con el corazón apesadumbrado. Le acompañaron hasta la frontera de Tíbet y permanecieron mirando su partida hasta que se adentro de nuevo en Tíbet.

El grupo viajó a Tíbet cruzando Phagri y Kharola a través del paso ba bcos e hicieron una parada en los dominios de su tío materno, Dumpowa, que estaba eufórico de verla de nuevo. Durante su estancia, Jetsün Migyur Paldrön confirió el Guru Drakpo Rojo (Drakmar) y una iniciación de larga vida a su tío, a todos los miembros supervivientes de la familia, el séquito y a todos aquellos afortunados de estar allí. En los registros se dice que durante una de sus pláticas públicas ella afirmó: “Parece como si hubiera vuelto del bardo”.

Poco después de haber dado las iniciaciones Jetsün Migyur Paldrön llegó a Dargye Chöling en Tíbet Central. Otorgó incontables iniciaciones, enseñanzas y audiencias públicas y, como una joya que concede todos los deseos, cumplió completamente los deseos de todos los que se le acercaban.

La mañana de su llegada a Dargye Chöling, Orgyen Rabga (o rgyan rab dga’), que había sido el chöpön de Terdag Lingpa, fue a ofrecerle una khatag (bufanda blanca). También le ofreció dos cofres con objetos preciosos usados en iniciaciones que habían pertenecido a Terdag Lingpa. Maravillada de que esos objetos preciosos y benditos hubieran sido salvados de la destrucción y complacida por este tendrel (rten ‘brelcoincidencias) auspicioso, Jetsün Migyur Paldrön sintió renovadas sus fuerzas y valentía para encaminarse a Mindrolling.

« anterior || siguiente »